Juan Domingo Antón

Blog Post

De turismo por Cuenca

De turismo por Cuenca

Al final mi eterna duda veraniega no fue tal. Lo tenía claro desde el principio, quería huir del calor y me fui directo al centro neurálgico de la ola de calor. Justo por eso la jugada me salió casi redonda, ya que pude añadir otro destino que parece un gimnasio a mi lista de viajes. Y este no es otro que la ciudad de Cuenca, que se une también a otra lista de Patrimonios de la Humanidad visitados en España. Como no me considero un blogger de viajes (ya existen muchos y muy buenos), este post será una pequeña guía que sirva para escaparse unos días a esta histórica ciudad y sus alrededores, que las vacaciones de 2 semanas ya no se llevan. ¿Preparado?

Plaza Mayor y Catedral de CuencaLo primero que te recomiendo es que te descargues la app de Minube, tiene de todo y recomendado por los usuarios. Si pasas por la oficina de turismo, además de atenderte estupendamente, te intentarán vender (cual comerciales) un mapa de la provincia «recién editado» por 75 céntimos de euro. Si llevas un mapa de carreteras en el coche (es muy recomendable y a veces necesario) no hace falta que lo compres, personalmente lo descartaría pero si lo necesitas, aprovecha. Y si lo que necesitas es un plano para moverte por la ciudad pídelo en el hotel que te alojes, te darán uno editado por el ayuntamiento de Cuenca. Consejo: por muy grande que parezca la ciudad en el plano (tiene una población de casi 60.000 personas, para que te hagas una idea) las distancias son cortas si te gusta perderte y encontrar espacios que no aparecen en las guías.

Para ser sincero, el atractivo se encuentra en la Ciudad alta de Cuenca y sus hoces, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996. Este conjunto amurallado, descrito como «nido de águilas» por Pío Baroja, contiene lo indispensable para sumergirte de lleno en la cultura y disfrutar de la belleza natural que la rodea. Desde la Plaza Mayor se deberían iniciar todas las visitas en dos direcciones: hacia arriba, dirección Barrio del Castillo, y hacia abajo, dejándote caer hasta donde el río Huécar se une al Júcar. Aunque justo antes de abandonar la plaza y empezar a hacer piernas, por eso la incluyo como destino gimnasio, hay que acercarse a ver las archiconocidas Casas Colgadas, el mayor reclamo turístico de la ciudad, espacio aprovechado por vende-postales, pide-cigarros y toca-guitarras con collares de oro; que si de esto no hay en España… Tras pasarlos de buena o de mala gana, según los ánimos, atraviesas un pasadizo y, de repente, te encuentras rodeado de turistas. Sí, ese edificio de la derecha (no esperes mucha cosa, es lo que tienen las restauraciones) son las Casas Colgadas, que datan del siglo XIV o principios del XV. Si llevas un candado a mano puedes ponerlo en el Puente de San Pablo, decirle a tu pareja «que estás colgada/do de ella» a 60 metros de altura y hacerte unas fotos con una panorámica espectacular.

Casas Colgadas de CuencaY ahora hacia arriba. Lo primero que te encuentras es la imponente Catedral de Santa María de Gracia o Catedral de Cuenca, un claro ejemplo de que la Iglesia siempre ha tenido que ser más que nadie. Construida sobre la antigua mezquita musulmana, está considerada el más temprano ejemplo de gótico español y un diamante de la arquitectura castellana. La entrada individual cuesta 3,80 euros y por ser estudiante (menor de 25 años) 3 euros. Personalmente, y no soy muy de espacios religiosos, merece la pena visitarla, además la audioguía entra en el precio, no como en otros monumentos. Siguiendo hacia el Barrio del Castillo te encuentras, a mano derecha, los restos de la antigua Iglesia de San Pantaleón convertida en la terraza para dos bares, uno de ellos el Bar Dulcinea. Si quieres o tienes que tomarte algo hazlo aquí, huye de los bares y cafeterías de la Plaza Mayor, tu bolsillo te lo agradecerá. A izquierda y derecha, a lo largo de la calle, encontrarás iglesias y conventos, además de algunos miradores si huyes del ajetreo de la calle principal. Al final te esperan las murallas y los restos del Castillo y también el Archivo Histórico Provincial (Edificio de la Inquisición). Lo mejor es que puedes subir a lo que queda del castillo y disfrutar de unas vistas panorámicas de las hoces del Júcar y el Huécar.

Y ahora hacia abajo. Este es el tramo fácil, sólo tienes que dejarte caer hasta llegar al río. Pasarás un arco de tres ojos que es el Ayuntamiento, un edificio barroco que muestra el poder civil frente al religioso. Justo a la derecha encontrarás la oficina de turismo y enfrente del Ayuntamiento una calle que sube al Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha y hacia la Torre Mangana, el reloj de todos los conquenses. Si en vez de subir hacia la torre continuas hacia abajo, a la derecha encontrarás tres puertas de hierro, la tercera conforme bajas de la Plaza Mayor es la entrada principal para visitar los Túneles de Alfonso VIII. La visita guiada dura unos 20-30 minutos, no llega a los 100 metros de longitud, cuesta 3 euros y vale muchísimo la pena, ya que la guía nos cuenta el por qué de estos refugios construidos para la guerra civil, ligado a la interesantísima historia de la ciudad. Además, la temperatura es la idónea si fuera hace mucho calor. Callejeando, a partir de aquí y hasta llegar al río, aparecerán como de la nada más edificios religiosos; recuerda que es cuesta abajo. Si sigues el serpenteo de las calles tal vez llegues al Puente de la Trinidad y desde aquí tienes las escaleras para bajar a la ribera del río Júcar; date el gustazo y disfruta de su tranquilidad.

Vista del río Júcar a su paso por CuencaFuera de lo que es la zona amurallada se extiende la ciudad moderna, por llamarlo de alguna forma. Es como cualquier otra ciudad de calles rectas repletas de comercios. La más famosa tal vez sea la calle Carretería y para comer La Bodeguilla de Basilio, en la calle Fray Luis de León. Un estrecho bar, bastante famoso tanto fuera como dentro de España (sólo tienes que escuchar los acentos de los que comen allí) y en el cual el chef te obsequia con un monumental aperitivo para acompañar a tu bebida. Lo mejor es llegar temprano y coger un buen sitio en cualquiera de las dos barras, si es de pie mejor, comer a base de sus aperitivos y recordarlo una vez has salido del local. Los precios, tal vez algo caros, una caña (casi helada) y su aperitivo te sale por 2,90 euros, merece la pena hacerte como mínimo dos. Pero si quieres algo menos turístico, El 5º Pecado es tu sitio, mucho más grande que el anterior, con un ambiente más relajado y donde por cada consumición (2 euros) te ponen una buena tapa, casi al nivel de los locales de Granada.

Para terminar, dedícale un día a visitar la zona de la Serranía de Cuenca hacia el norte. Primero por el Ventano del Diablo (a 26 kms.), la Ciudad Encantada (a 36 kms.) y el Nacimiento del río Cuervo (a 80 kms.). Dirección Teruel se encuentran Las Torcas de Los Palancares (a 30 kms.) y las Lagunas de Cañada del Hoyo (a 40 kms.). Y para redondear la escapada acércate a uno de los pueblos medievales con el mejor sistema defensivo de los que existen en España, Alarcón, en la Manchuela conquense, a 83 kilómetros de la ciudad de Cuenca.

¡Espero que te haya servido de inspiración para tu próxima escapada!

Imágenes de Flickr: arriba a la derecha de taboadatesta, en el centro a la izquierda de torpe y abajo a la derecha de almadadenoche bajo licencia Creative Commons.

Taggs:
2 Comments
  • Viajes de Primera 13:05 28/08/2012

    Nos ha gustado mucho el concepto de «destinos-gimnasio»! Sin duda, las cuestas de Cuenca le ponen a uno en forma… Aunque en España hay otras que no se quedan cortas… Por eso dicen que las mujeres de Jaén tienen las piernas más bonitas! :-) A nosotros también nos gustan mucho el Museo de Arte Abstracto y el Museo Fundación de Antonio López, situado en un antiguo convento de Carmelitas! :-) Es un contraste ver las piezas y luego pasear por el casco histórico! :-)

    • Juan Domingo Antón 14:31 28/08/2012

      En este post hago referencia a Cazorla como destino-gimnasio http://bit.ly/NcdhhP así que como bien has mencionado, si las mujeres de Jaén tienen las piernas más bonitas, seguro que las de Cazorla también. :P

      El Museo de Arte Abstracto y el Museo Fundación de Antonio López se nos quedaron para la próxima escapada, porque Cuenca tiene tanto que ver que en 3 días es casi imposible.

      Gracias Beatriz por el comentario y el aporte! ;-)

Comments are closed.